El primer baño de Ogórki


Este vídeo que os enseño hoy es de hace unas semanas, del día que nos pusimos manos a la obra para bañar a nuestros cobayas por primera vez. Para ellos tuvo que ser una experiencia un tanto aterradora (tal y como se percibe en el vídeo, ¡pobre Ogórki!), ya que se asustan de todo lo que es nuevo. En cuanto a nosotros, lo hicimos con cariño y toda la delicadeza del mundo (y también me parece que queda muy claro….jajaja…casi no me reconozco hablándole a Ogórki mientras lo enjabono).

Mis amigos ya se han reído de lo lindo, así que lo comparto con cualquiera que quiera pasarse por aquí a ver cómo se baña un cobaya:

Bien, parece que bañar a los cobayas tiene sus detractores, aunque hemos leído que es saludable para protegerlos de ciertos ácaros que anidan en su pelo y que pueden coger del heno. Aunque estos ácaros no dañan al animal, no traen nada bueno y es mejor prevenirlos o, si ya los tienen, deshacerse de ellos. Para esto último se puede usar un champú anti-piojos o uno especial para perros con pulgas. Si no tienen nada sirve cualquier champú que nos valga a los humanos. Aún así, nosotros tenemos uno especial para roedores, cómo no… 😛

De todas formas, si vais en busca de unas buenas instrucciones para pasar a vuestras mascotas por la pila, mejor será que comparta un vídeo súper didáctico que he encontrado. De todos los que he visto (sí, han sido unos cuantos), me ha parecido el mejor y además es bastante entretenido:

Por otra parte, en los libros que tenemos también hablan sobre cómo lidiar con el baño del cobaya. Os dejamos un resumen de algunas de las recomendaciones que hacen Margaret Elward y Mette Ruelokke, autoras de “Guinea Piglopaedia“:

– No bañéis a los cobayas demasiado a menudo; hacedlo sólo ocasionalmente, cuando veáis que han perdido brillo en el pelo, lo tienen graso o se han ensuciado por cualquier motivo. Por supuesto, hay que bañarlos si detectamos que tienen ácaros en el pelaje.

– Si tenéis más de uno, bañadlos a todos el mismo día. No sólo para que no se ensucien unos con otros, sino para que no se extrañen del olor y se peleen (mejor prevenir…).

– Parece ser que los cobayas se encuentran más cómodos si el baño es algo profundo que si contiene poca agua (esto nos lo apuntamos nosotros para el próximo baño). Hay que introducirlos en el agua sujetándolos para que la cabecita quede fuera, luego ponerles el champú insistiendo bien en la tripa, alrededor de las patitas y debajo de la barbilla. Lógicamente evitaremos los ojos, pero no las orejas (los ácaros pueden vivir en la cera…).

– Después de aclararlos bien, se secan con una toalla e incluso se puede usar el secador, pero eso sí, sin pasarse con el aire caliente ni con la potencia.

– Después del baño es bueno aprovechar para cortarles las uñas, ya que estarán más blanditas y será mucho más fácil.

Sí, habéis leído bien el último punto: ¡¡¡hay que cortarles las uñas!!! Chucky y Ogórki son todavía jovencitos y no es necesario, pero ya os lo enseñaremos cuando toque, ¡estad seguros! 😀

Anuncios

Un pensamiento en “El primer baño de Ogórki

  1. Pingback: Casitas para cobayas | cobayowski

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s