¡Uñas fuera!


Ella: “Cariño, creo que es hora de hacerlo, ¿estás preparado?”
Él: “¿Hoy? ¡Pero si nunca lo hemos hecho!”
   Ella: “Tranquilo, dicen que la primera vez es complicado, pero lo haremos bien”
Él: “Vale, no podemos dejarlo más… oye, ¿y quieres que lo grabemos en vídeo?”

Así llegó el día que más miedo nos daba. Ese momento en el que las uñas de nuestros cobayas empezaban a curvarse peligrosamente y no quedaba otra que actuar. Cortar o no cortar ya no era la cuestión ni mucho menos un dilema… ¡sólo cabía cortar!

Saqué de la bolsa las compras de la tienda de animales: absorbente para la jaula, heno por un tubo y…. ¡unas tijeritas! De esas especiales para cortar las uñas a gatos y pequeños animales (aunque para mí que tenían un aire a extraño instrumento castrador de mini-genitales). Entretanto, Chucky y Ogórki, barruntando lo que estaba a punto de venírseles encima, yacían agazapados en el último rincón de la jaula, ahí donde casi ni nos llega el brazo para agarrarlos.

“Vamos, no lo dejemos para luego”, dije agachándome junto a la jaula y estirando el brazo como el inspector Gadget. Tanteé con la punta de los dedos uno de los cuerpecillos peludos, que no intentó escapar. “Está soñoliento; así será más fácil”, pensé de forma equivocada cuando vi que Ogórki asomaba la cabecita entre mis dedos.

Y así es como empezó el corte de uñas cuya culminación podéis ver a continuación. Después de 15 minutos de intentos fallidos, la cosa empezó a funcionar cuando la comida hizo su aparición en escena en forma de espinacas frescas…

Pero si lo que queréis ver es un resumen del proceso completo con todas sus vicisitudes, os recomiendo que mejor os miréis este otro vídeo. El nombre ya lo dice todo: “Pedicura cobaya, making off

Y ahora sí, un vídeo serio de verdad acerca de cómo se deben cortar las uñas a un cobaya. En concreto os pongo este narrado por una señora que a mí me da mucha confianza por su voz, estilo abuelita sabia (o abuelita loca que vive rodeada de gatos, perros y cobayas, vaya usted a saber):

Resumiendo el tema:

– Cortad las uñas a vuestros cobayas cuando veáis que empiezan a curvarse. De lo contrario pueden provocarles problemas para andar y causarles lesiones.

– Sirve un cortaúñas común y corriente. También tenéis tijeras especiales (muy cómodas) como las que hemos usado nosotros. Las tijeras normales, con punta, personalmente no las recomendaría si el animal no para quieto mientras procedéis a su aseo, ya que podríais llegar a hacerle daño sin querer.

– Cuidado con el vaso sanguíneo que hay dentro de la uña. Sangrará si lo cortáis (por si no habíais caído). Se ve perfectamente dónde termina si el cobaya tiene las patitas rosas, pero tendréis que ir “a tentón” si las tiene negras. De todas formas, tampoco le va a pasar nada grave al animal si un día os ocurre: no os traumaticéis, pero aseguraos de que ya no sangra antes de devolverlo a su jaula.

– Parece ser que lo más habitual es cortarles las uñas una vez al mes. También se pueden cortar sólo las puntitas y hacerlo más a menudo, recomendable si vuestro cobaya tiene las patitas negras y tenéis miedo a hacerle daño. De todas formas, vosotros mismos iréis viendo cuándo necesitan un poco de pedicura.

– Tened mucha paciencia, no vayáis con prisas. Un poco de comida siempre os puede ayudar. Sobre esto último debo decir que a nosotros nos vino de maravilla con Ogórki, que es un tragaldabas, pero no nos sirvió de mucho con Chucky porque sus hábitos gastronómicos son mucho más frugales. A este tuve que terminar de asearlo mientras Patryk lo sujetaba con las dos manos, así que la pobre criatura se quedó sin protagonizar el vídeo destacado, aunque por supuesto sale en el “making off” 😛

Anuncios

6 pensamientos en “¡Uñas fuera!

  1. Este post ha sido genial!!!!
    tiene varios puntazos.
    – la conversación del inicio de la pareja… muy sugerente!!! ajajaj
    – pedazo de uñas que tienen no? larguísimas!!!
    – qué blanditas parecen las uñas. Las han tenido antes en remojo o las tienen de por si así de blandas?
    – anda que cómo le engañáis con la lechuguita para que se quede quieta…. jajaajj si no, no hay forma!!
    – frases geniales: la ya conocida “qué nice” y la mejor de todas: “show your patitas” ajajajajajaj me meo!

    • Gracias Teresa! las uñas no las tienen demasiado duras, igual porque los nuestros son aún jovenzuelos, no sé. Sobre lo de mi “espanglis”, hija, esto va cada día a más desastre… o Patryk se suelta ya con el español o mi inglés se terminará convirtiendo en una cosa muuuuuy rara jajaja lol

  2. Pingback: El primer baño de Ogórki | cobayowski

  3. Los amo, tenia muchas dudas sobre como cortarle las uñas a Theodoro pero ahora tomé confianza, no me gusta ver sus patitas con los dedos corvados por las uñas tan largas. Gracias nuevamente

    • Hola Jorge! me alegro mucho de que te haya servido lo que contamos! también me alegro por Theodoro y por sus patitas. Seguro que va a estar la mar de bien! ¿Ya te has puesto manos a la obra? ¿qué tal ha resultado la “pedicura”? Un abrazo fuerte

  4. Pingback: El primer baño de Ogórki | cobayowski

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s