Romeo y Julieta cobayas


Ya iba siendo hora de que os trajera alguna curiosidad relacionada con los cobayas, a poder ser en forma de vídeo que siempre es más entretenido. Pues bien, he aquí una serie de dibujos animados que reproduce algunos clásicos de la literatura con un estilo bastante peculiar y, aún mejor, adaptados para cobayas y protagonizados por ellos (freak yeeahhh!).

cobaya trovador, de Romeo y Julieta en cobayas

Cobaya trovador, de Romeo y Julieta en cobayas

Tenéis desde Romeo y Julieta de Shakespeare, hasta Drácula de Bram Stoker e incluso Un cuento de Navidad de Dickens (y más…) Cada pieza pertenece a la serie “Guinea Pig Theater” ya que son precisamente eso, pequeñas obras de teatro interpretadas por cobayas animados que hacen de actores. Es posible que os parezcan un poco lentos, pero merecen la pena aunque sólo sea porque a cualquiera no se le ocurre semejante idea 😀 Bueno, por eso y porque los dibujitos tienen su gracia, como podéis ver.

Drácula cobaya

Una escena álgida de Drácula con cobayas

Cuento de Navidad

El clásico de Dickens Cuento de Navidad, interpretado por cobayas

La productora es Musearts, una empresa que se dedica al diseño web en un pueblo de Vermont, USA. En su web comentan que han creado estos dibujos animados por diversión, para romper un poco con el trabajo serio que hacer para las empresas. La pena es que el último capítulo de la serie data de 2003, por lo que parece que han abandonado su hobby. La lista completa de todos los capítulos de cobayas y otros seres la podéis ver aquí.

Enjoy, y no os olvidéis de aplaudir a los actores 😉

Guinea Pig Theater

iPhone apps sobre cobayas


Habéis leído bien, hay aplicaciones para iPhone sobre cobayas. La mayor parte de las que os voy a enseñar no son precisamente sobre cómo cuidarlos sino mucho más curiosas, y alguna que otra tan tontorrona que me encantaría saber cómo se le ocurrió la idea al que la programó…

Guinea Pig Prank, ¿dónde está el cobaya?

Guine Pig PrankOs las voy a contar empezando por la más peculiar, Guinea Pig Prank, que sirve nada más y nada menos que para fingir que tienes un cobaya en el bolso, algo tan útil que todos los usuarios de iPhone lo estábamos esperando como agua de mayo 😀

En concreto, se programa la hora a la que queremos que suene con un temporizador y se puede elegir la frecuencia con la que el móvil emitirá el típico “cui-cui” y también a qué volumen lo hará. Lo mejor es explicarlo con un caso de uso:  imagina que estás en una reunión aburrida, programas la aplicación, escondes el iPhone en el bolso y cuando este empieza a gritar cual cobaya le puedes decir a tu jefe, “disculpa, tengo que salir a Piggiesbuscar verduras frescas para mi conejillo de indias, que si no no va a parar de gritar. Proseguid sin mí, por favor”.

Es la excusa perfecta a la que ningún jefe se atreverá a poner una sola pega, o al menos no en el mismo momento en que la oiga (lo que os diga luego ya es otro cantar y la aplicación se exime de toda responsabilidad al respecto). A los que todavía vayáis a clase no tengo que deciros que os abre un sinfín de posibilidades para copiar en los exámenes, mofaros del profe, hacer bullying a algún compañero, etc. Lo normal, vamos, pero con un toque incomparable de originalidad que os puede convertir en los o las más populares del insti (en este caso, la aplicación también se exime de toda responsabilidad Petsisi en lugar de convertiros en un suspiro en las Hannas Montanas del momento se produce el efecto contrario y vuestros compañeros os condenan al ostracismo por ser unos freakies totales).

Piggies, aprende de qué humor está tu cobaya

Y ahora vayamos a mi favorita, Piggies, que reproduce la gama de sonidos que un cobaya es capaz de emitir según se encuentre de humor. Su utilidad radica en que podemos aprender rápidamente a identificar qué nos quiere decir nuestra mascota si somos novatos y aún no entendemos el “cobayense”: si está contento, triste, hambriento, malhumorado… Su lenguaje ya no tendrá secretos para nosotros y, mejor Petsitodavía, se lo podemos hacer escuchar a nuestro peludillo en plan terapéutico. Por ejemplo, vemos que está nervioso y no para quieto, pues durante un ratito le ponemos todos los sonidos positivos para apaciguarlo. Sobre este último uso añadiré que, por experiencia propia, resulta que funciona. Total, lo puedo decir porque nadie me va a dejar de hablar por hacer freakadas, a estas alturas…

Petsi, si necesitas baby-sitter para tu mascota

Si nos ponemos a mirar cosas aún más prácticas, tenemos Petsi. Esta aplicación nos permite ofrecernos para cuidar las mascotas del prójimo Petsiademás de buscar baby-sitter (o pet-sitter en este caso) para las nuestras. Como podéis ver en el mapa, en estos momentos soy la única persona de España y casi de toda Europa que se ofrece para cuidar cobayas a través de esta aplicación (en total hay como 15 ó 20 en el mundo, la gran mayoría en USA). Ahí es nada, esto es ser “early adopter” y lo demás tonterías. A ver si hacen un poquito de marketing y la cosa se anima, porque la idea no es mala.

Guineapedia: los alimentos, uno por uno

La aplicación más informativa de las que he estado trasteando es Guineapedia, que viene a ser una Guineapediapequeña enciclopedia sobre cobayas para iPhone. Contiene más o menos el tipo de cosas que podríamos encontrar en un libro breve. Lo más destacable es un listado de los alimentos apropiados (y también de los que resultan venenosos), con foto y una pequeña reseña de la frecuencia con la que se lo podemos dar, principales nutrientes, etc. Está en inglés, como todas las demás, pero los dibujos ayudan bastante a averiguar de qué están hablando. Esta app también contiene una sección sobre los sonidos, que se pueden reproducir, con una breve explicación de cuándo y por qué los emiten.

Y hasta aquí esta revisión a las cobaya-apps que he Guineapediapodido descargarme de la Apple Store. Probablemente alguna de ellas estará también disponible para Android, pero no lo he comprobado. Si encontráis más aplicaciones sobre cobayas, ya estáis tardando en contármelo 😀

Concurso de cobayas en traje regional de Perú


Quería disfrazar a mis peludillos para Halloween y hacerles unas fotos pero al final no pudo ser por cuestiones de tiempo, que últimamente lo tengo escaso. Además Patryk me dijo, ¿Pero tú crees que es normal disfrazar a los cobayas? ¿no va eso en contra de tus principios de no torturar a los animales por diversión? A ver, no diría yo tanto por encasquetarles unos disfraces graciosos y hacerles unas fotos… De todas formas se me hubiera quedado el tema muy corto en comparación con el vídeo que os traigo hoy, el concurso de “Miss y Mister Cuy” celebrado en Perú.

Mejor que lo veáis, que en este caso y más que nunca una imagen vale más que mil palabras:

Ya sabéis que los cobayas son muy populares en Perú. Aquí os hemos hablado de ello en un par de ocasiones, sobre cómo los crían en granjas y de su influencia incluso en la publicidad.

Este “material” en concreto lo he encontrado en un blog que habla sobre Perú desde el punto de vista de una extranjera que vive allí: Arriba el Perú, carajo. Es bastante interesante y os lo recomiendo, aunque deja patente la costumbre de medir otras culturas con el baremo de la propia, lo cual no es muy justo pero casi siempre resulta inevitable y entretenido, para qué negarlo. Llegué hasta él porque citaron nuestro blog como rareza, freakada o algo así 😀 ¡Gracias! 😉

“El Cuy Mágico”, campaña de un banco con un cobaya de protagonista


Cuando empecé a escribir el blog sabía que un tema como los roedores podía llegar a dar mucho de sí, pero no me imaginaba que alcanzaría hasta para hablar de banca y tarjetas de crédito. Pues sí, no era previsible, pero así es.

Atónita me he quedado con esta campaña de publicidad del Banco de Crédito del Perú, BCP, que tiene como protagonista a un pedazo de cobaya gigante (cuy, que lo llaman allá).

Además de la pegadiza canción “El Cuy Mágico”, última novedad derivada de esta genial idea creativa, hay al menos tres spots diferentes en los que el cobaya aparece asesorando a pequeños empresarios. Mi favorito es este del taxi (fijaos en el detalle: los empresarios no reconocen al “Cuy Mágico” hasta que no se quita las gafas de sol, ¡es lo mejor! jajajja):

Buscando un poco más en YouTube he encontrado parodias de todo tipo, intervenciones del cuy en galas de televisión ligeramente lamentables y este reportaje del making-off de uno de los anuncios, en el que los publicistas creadores de la campaña explican los pormenores de la idea e incluso intervienen los acróbatas que visten el traje. Por si no acababais de entenderlo, en este reportaje todo queda muy claro:

Nada más que añadir, ojiplática me hallo. No puedo por más que dedicarles este post con todos sus vídeos a mis compañeros de trabajo, ¡va por ustedes! 😛

Hámsters y anime, ¿Ebichu o Hamtaro?


Para variar un poco, hoy va una de hámsters y anime

Creo que no hay nadie como los japoneses para dibujar personajes que son para morirse de monos, algo que ya le hubiera gustado al señor Disney y a toda su factoría (no, no soy precisamente fan de Disney…) Una de las cosas que más me impresionan es que muchas veces son dibujos extremadamente simples los que consiguen hacernos soltar un “¡ooohhhhh!” de ternura, con la cabeza ladeada y el entrecejo encogido y todo. Yo aún hago este gesto cada vez que recuerdo al hámster/ratón gordito de “El viaje de Chihiro” y al pajarito que lo lleva volando. No es que me pase el día viendo anime, pero tengo la sensación de que los roedores, especialmente los hámsters, son figuras recurrentes de las que echan mano los dibujantes japoneses para crear sus criaturas más conmovedoras.

Sería larguísimo hacer un repaso general de hámsters y personajes “tipo roedor” en el anime, así que me voy a centrar en un par, que además van muy bien para hacer una especie de “contraste temático”.

Conocemos a Hamtaro pero, ¿qué me decís de Ebichu?

De Hamtaro no hará falta que os cuente mucho porque en España han dado estos dibujos en Telecinco y Cartoon Network, hay películas y hasta videojuegos, pero seguramente no conoceréis a Ebichu. Pues no sé cómo, va hace unos días y descubro a la tal Ebichu. Y me quedo alucinada. Si tenéis niños, os advierto que no corráis a buscar los capítulos de esta serie porque definitivamente NO son para ellos.

Para que os hagáis una idea rápida, esta es Ebichu, pasándoselo en grande con un “juguetito” de su dueña:

Resulta que Ebichu es una hámster ama de casa completamente devota de su dueña, una veinteañera con pájaros en la cabeza que la trata fatal y que tiene un novio imbécil. Además, Ebichu tiene un sexto sentido para adivinar las miserias sexuales de la gente que la rodea y, más aún, para soltarlas sin pudor alguno creando situaciones bastante embarazosas. Su dueña la golpea constantemente y no hay capítulo en el que la pobre hámster, que siempre obra con las mejores intenciones, no acabe magullada, con chichones y rodeada de un charquito de sangre. Pensaréis que a esto ya nos tenían acostumbrados nuestros Mortadelo y Filemón, pero a mí me llega a espeluznar bastante porque es violencia pura hacia una criatura indefensa, aunque sea un dibujo animado (y hasta se hace un pelín pesado…) Sin embargo, hay situaciones realmente graciosas y sobre todo bizarras, como las que se crean con Maa-kun, un chico que vive enamorado de Ebichu y que no deja de pensar en ella, en plan porno, hasta cuando está con su novia (para mí son los capítulos más graciosos).

La serie tiene unos años, pertenece más bien al género ecchi y podéis encontrar veintitantos capítulos en YouTube, subtitulados tanto en español como en inglés. La traducción es genial porque cuando hay juegos de palabras, o chistes relacionados con la cultura japonesa, los explican por escrito en la parte superior de la pantalla para que nadie pierda detalle. Si veis unos cuantos, os aseguro que aprenderéis a decir al menos una palabra en japonés… aunque no os voy a desvelar cuál.

Aquí os dejo la lista de los capítulos que podéis ver en YouTube, con enlaces directos a los vídeos subtitulados en español, y en inglés los que no he podido encontrar en castellano:

      1. Mi dueña y Kaishounachi.
      2. Kaishounachi y mi dueña.
      3. Es primavera, despues de todo.
      4. Maa-kun se enamora.–> jajajaj este es muuuy bueno! lloro, lloro….
      5. El incidente del queso Camembert.
      6. Ebichu se pone mala.
      7. Mi dueña se resfria.
      8. Ebichuman 1.
      9. Ebichu esta en celo.
      10. Maa-kun, ooooooh.
      11. Los hombres son como burbujas de jabon.
      12. Las cavidades y el corazon palpitan.
      13. Mamá viene de visita.
      14. Maa-kun, wowowowowooo.
      15. Vamos a la playa.
      16. Ebichuman 2.
      17. Crecen pelos de la felicidad.
      18. Maa-kun se viene –> ¡¡este es otro de los mejores!!
      19. Han llegado los recien casados.
      20. Ha venido un ladrón.
      21. De compras con los recién casados.
      22. Ebichuman 3
      23. Definitivamente, su coño es…
      24. Puedes beber tanto como quieras
Y aunque casi se me olvida que también os quería hablar de Hamtaro, aquí lo tenéis, para que podáis apreciar que curiosamente parece el hermano mellizo y no perturbado de Ebichu. Además, en esta imagen también sostiene un “accesorio” de color verde, aunque en este caso está muy lejos del surrealismo pseudo-porno de Ebichu y tan sólo aumenta su aire de mascotita mona e inocente. Con esta comparación casi no hubiera sido necesario decir nada más acerca del “perfil” de cada uno de estos adorables hámsters.

Definitivamente, Hamtaro es la serie que tenéis que mirar los que andáis con niños, de eso no hay duda (al menos cuando los tengáis delante, que luego ya…).

Los capítulos de Hamtaro los podéis encontrar aquí, la mayoría con doblaje mexicano. ¡Anda que no habremos visto los de mi generación dibujos doblados con acento latino! 🙂

Para terminar os dejo esta interpretación de lo que ocurriría en un encuentro hipotético entre Ebichu y Hamtaro, que me ha hecho mucha gracia. Si conocéis ambas series, seguro que vosotros también lo veis así de claro 😛

Y por cierto, ¿sabéis de algún otro roedor animado que merezca la pena conocer?Contadme, contadme, que a mí me encantaría no perdérmelo.

Follow my blog with Bloglovin

Os presento al señor cybercobaya


Pero cómo, ¿que no tenéis tiempo de cuidar de una mascota? ¿ni siquiera de un cobaya o un pequeño roedor? Pues es una pena… Sin embargo, siempre podéis desquitaros con una solución online, como este cybercobaya que me he agenciado yo para el blog. Además hay hurones, hámsters, murciélagos… y hasta una llama. En fin, que el que no se consuela es porque no quiere.

Venga, ya estáis haciéndole mimos al señor cybercobaya. Situaros sobre “more”, haced clic en los utensilios y ofrecédselos, ya veréis qué majo es y cómo os quiere ¡y con popcorning incluido si lo hacéis bien! 😛

Granja de “cuyes” en Perú


Perú es la tierra originaria de los cobayas, donde son conocidos como cuyes. Allí se crían en granjas como cualquier otro animal dedicado a la alimentación humana (sí, se los comen, pero aquí nos comemos a los conejos, o a los pollos, que también podrían usarse sólo como mascotas ¿no? Sólo vale escandalizarse si sois de los que no coméis ningún tipo de animal, entonces sí…).

Queríamos enseñaros este vídeo sobre una granja de cuyes bastante digna. Parece que aquí no los crían sólo para usar su carne sino también para servir de mascotas. Quizás por eso tienen más espacio y en general están en mejores condiciones que en otras granjas peruanas que hemos visto. Además se pueden ver algunas de las razas de pelo largo y ¡atención! el tamaño tipo gato que pueden llegar a alcanzar los conejillos (fijaos en el que sostiene la entrevistadora cuando habla con el propietario, ¡es enorme!).

Pensamos que es un buen vídeo para “abrir miras” sobre el mundo de los cobayas y ver lo que representan en otros países, ¡toda una industria!.